Enfermedades de los ojos
Inicio | Conjuntivitis | Lentes progresivas | Lentes de contacto | Glaucoma | El ojo seco | Orzuelo | Degeneración macular asociada a la edad (dmae) | Síndrome (SVI)

Glaucoma

 

El glaucoma es la enfermedad oftalmológica que ocupa el segundo lugar (la primera es la retinopatía diabética) como causa de ceguera en el mundo occidental. La estimación aproximada es que hay en todo el mundo unos 45 millones de personas ciegas a causa de esta patología. Si a eso sumamos los que la padecen y están medicados y los que no lo saben y la sufren (el 50%) la cifra llega a ser aún más escalofriante. Para el año 2020 las proyecciones estiman 80 millones de invidentes por glaucoma y 360 millones de personas que sufrirán problemas visuales debido a esta patología. En España afecta a cerca de un millón de personas aunque el paciente por sí mismo a veces puede no darse cuenta de que lo padece, si no es gracias a una revisión oftalmológica, al ser de progresión lenta (salvo un ataque agudo) hasta que ha perdido ya gran parte de la visión lateral.

Bajo la definición de glaucoma se agrupan una serie de enfermedades (congénito, los más comunes de ángulos abierto y cerrado, secundario) que tienen como característica común el aumento de la presión intraocular y que con el paso del tiempo, si no se diagnostican y tratan, pueden dar lugar en último caso a pérdida severa de visión y a la ceguera debido a la atrofia de las células retinianas y del nervio óptico.

 

Tanto la cámara anterior como la posterior del ojo están llenas de un fluido que se denomina humor acuoso (se produce en la posterior y a través de la pupila pasa a la anterior y luego sale del ojo a través de los canales de salida). Si esa corriente de salida se interrumpe porque algo obstruye los canales la presión intraocular aumenta. Si los canales de salida están abiertos la dolencia se denomina de ángulo abierto, mientras que si están bloqueados por el iris, la enfermedad se nombra como glaucoma de ángulo cerrado o estrecho. El profesional (oftalmólogo y optometrista) pueden medir la presión o tensión que se considera alta si se superan los 20 mm (la medición, tonometría, es indolora).

Glaucoma de ángulo abierto

Es cuando el fluido (humor acuoso) drena lentamente desde la cámara anterior por lo que la presión se incrementa paulatinamente -normalmente sucede en ambos ojos- causando lesiones en el nervio óptico que originan la pérdida de visión en los extremos del campo visual. Común a partir de los 40 años surge a veces en niños y suele aparecer en varios miembros de la familia siendo propensos los diabéticos y miopes.

Signos como estrechamiento de la visión periférica, dolores leves de cabeza y diversos trastornos visuales (halos en luces, falta de adaptación a los cambios de iluminación, visión en túnel) pueden advertirnos del riesgo de padecer la enfermedad. El tratamiento si se comienza de inmediato tras una detección precoz consiste en la prescripción de gotas o colirios betabloqueadores que por medio de distintos principios activos (timolol, latanoprost, levobunolol, etc.) reducirán la producción de humor acuoso. Además el arsenal terapéutico aumenta día a día con la aparición de nuevos medicamentos para esta patología. También existen otros medicamentos (en gotas y comprimidos) que mejoran la salida de fluido y ralentizan su producción. Si hubiera reacciones adversas en el paciente, no tolerara o no respondiera al tratamiento queda siempre la posibilidad de utilizar otros medios reparadores como el láser, para crear un orificio en el iris, o a la cirugía para seccionar una parte del mismo. Lo que ha de quedar claro es que la visión perdida por el daño sufrido al nervio óptico no se recuperará.

Glaucoma de ángulo cerrado

Este tipo de glaucoma es el que produce ataques más súbitos y en general en uno de los ojos. Se produce en personas que tienen el espacio entre córnea e iris más estrecho de lo normal por lo que el drenaje del fluido es más difícil y cualquier factor que provoque la dilatación de la pupila (poca luz, medicación, etc.) motiva que el iris bloquee su salida aumentando la tensión ocular de forma súbita. Así los síntomas serán repentinos: visión empeorada, halos arco iris en la visión, enrojecimiento, dolor pulsátil en el ojo, dolor de cabeza, nauseas, hinchazón de párpado y dilatación pupilar que no responde a la luz. Este ataque agudo, repentino de glaucoma requiere tratamiento médico de inmediato para detener el ataque y reducir la presión elevada. La medicación desbloquea los canales de salida del fluido pero no consigue recuperar la visión perdida. Además algunas personas también necesitan ser intervenidas practicando una iridectomía periférica con laser para abrir una nueva ruta para aliviar la presión y prevenir otro ataque.

En resumen, la destrucción de las fibras nerviosas del nervio óptico (que es el encargado de transmitir la información visual desde el ojo al cerebro) ocasiona una pérdida de visión que cuando se produce lentamente pasa desapercibida por la persona. Primero es la visión periférica la que disminuye y después es en el centro del campo visual por lo que la mayoría de las veces no es perceptible hasta que no está ya en un grado avanzado. Cuanto antes se acuda al oftalmólogo más podrá hacer en nuestra ayuda ya que hay que tener presente que cerca del 80% de ceguera causada por el glaucoma podría evitarse con un diagnóstico prematuro. Como se ha dicho, desgraciadamente la visión perdida no se recupera.

Gotas Glaucoma

Por ello es muy recomendable seguir una serie de consejos de prevención:

-Los mayores de 40 años deben visitar al oftalmólogo cada dos años.
-Si existen antecedentes familiares, alta miopía o traumatismo los controles deben ser anuales.
-No tiene cura, pero sí hay tratamiento (colirios, cirugía, laser) para detener el progreso de la enfermedad reduciendo la presión ocular.
-Hay un futuro esperanzador en la prevención ya que la investigación genética facilitará la detección de pacientes de riesgo.

 

 

 


 

 

 

 
 
 
 
 
 
 

Inicio
Conjuntivitis
Lentes progresivas
Lentes de contacto
Glaucoma
El ojo seco
Orzuelos
Degeneración macular asociada a la edad (dmae)
Síndrome visual informático (SVI)
 
Otros productos
Seguros
Ferias, congresos, exposiciones y conferencias
Búsqueda oftamologos
Noticias varias - 1 - 2
 
 
 
 
Deportes acuaticos
Holanda
Apositos
Tipos de diabetes
Tratamiento cabello
Taladros
Republica dominicana